Síndrome del músculo piramidal


piramidal 1jpg

Es muy frecuente encontrarse en consulta casos de pacientes, sobre todo deportistas, con bastantes molestias, y sobre todo asustados porque estas molestias se le habían pasado a la pierna, ya que cuando sucede algo de esto siempre se piensa que es relacionado con la zona lumbar, y como siempre, nos ponemos en el peor de los casos y pensamos en la fatídica hernia discal. Y resulta que en muchos casos ha resultado ser algo que da la misma sintomatología y es fácil de tratar, una de estas causas el llamado síndrome del piramidal o piriforme, aquí explicaremos un poco qué es este músculo así como el motivo de su sobrecarga y su sintomatología.

piramidal 2jpg

    El piramidal es un músculo pequeño situado profundamente dentro de la región de la cadera y de la región glútea. Se inserta, por dentro, en la cara anterior del sacro y el margen superior del foramen ciático mayor, y por fuera con el borde superior del trocánter mayor del fémur. Conecta el sacro (la región más baja de la columna) con el fémur (hueso del muslo). Cuando la cadera está en extensión, su función es rotador externo de la pierna, sin embargo, con la articulación de la cadera flexionada el músculo se convierte en abductor   del fémur.                  
En casos donde éste músculo es demasiado voluminoso o está inflamado puede llegar a comprimir vasos y nervios que pasan justo donde está localizado (en unos casos por al lado, y en un 20 % de casos el nervio llega incluso a perforar este músculo), especialmente presiona el nervio ciático, que es el que nos va a dar la sintomatología del síndrome del piramidal, que frecuentemente es confundido con problemas de la zona lumbar, pues las consecuencias a nivel nervioso y motor son muy parecidas.
El síndrome del piramidal puede conllevar dolor y parestesias en la región lumbar, ingles, periné, nalga, cadera, parte posterior del muslo, pierna y pie. La compresión de las ramas del nervio ciático a menudo provocan dolor y parestesias en la parte posterior de la cadera.

 

Los principales motivos de la aparición de este síntoma en el ámbito deportivo son los siguientes:

- El ejercicio en superficies duras, como el cemento
- Ejercicio sobre tierra desigual
- El comenzar un ejercicio después de un período largo de descanso o inactividad
- Aumento intensidad o duración del ejercicio demasiado rápidamente
- El ejercitar usado zapatos muy usados o mal adaptados

Fuera del ámbito deportivo generalemte aparece por estar demasiado tiempo sentados o bien demasiado tiempo de pie pero en el mismo sitio.

Por Manuel José Dominguez Garrido
Colegiado num. 4137